Acceso empresas Añade tu empresa gratis

Cómo mantener una piscina en perfectas condiciones

Ya estamos a las puertas del verano. En tan solo unos días, la mayoría de las piscinas de este país abrirán al público y dará comienzo la ansiada temporada de piscinas.

5 jun 2018 en Mantenimiento y limpieza de piscinas - Lectura: min.

piscinas

También las piscinas particulares se preparan para disfrutar del baño durante los días calurosos del verano. Por tanto, a partir de este momento aquellas tareas que hacíamos para mantener el agua en buenas condiciones para el estío ahora deben multiplicarse y hacerse de manera casi diaria para conseguir que el agua esté limpia y transparente y sea apta para el baño.

Cómo hacer el mantenimiento de las piscinas

Los trabajos encaminados al mantenimiento de piscinas que hagan posible el disfrute del baño sin poner en riesgo la salud de los usuarios deben hacerse todos los días. Hay dos elementos importantes y que están estrechamente relacionados: el cloro y el pH. El cloro hace posible que el agua esté limpia de gérmenes (bacterias y demás microorganismos), es decir, es un desinfectante que permite el baño sin problemas en la salud del bañista. Por tanto, su regulación es sumamente importante.

Pero de nada sirve tener el cloro bien si el pH no es el adecuado. Este es el responsable de la alcalinidad y acidez del agua. Si no lo mantenemos en los niveles óptimos nuestro cuerpo reaccionará a la presencia de esa alcalinidad o acidez: los ojos se pondrán rojos, nos picará la piel, tendremos la garganta y las fosas nasales irritadas… De ahí que sea necesario controlarlo. Pero hay más: cuando este no es el correcto, actúa sobre el resto de las sustancias y productos químicos que vertemos en el agua para desinfectarla y que esté transparente. Por tanto, un pH erróneo desestabilizará los niveles de cloro y el agua se llenará de microorganismos que harán imposible el baño.

¿Cuáles son los pasos a seguir?

  1. Comprobar el pH del agua y regular el nivel para que este se encuentre entre 7,2 y 7,2.
  2. Analiza el cloro de la piscina y normalizar sus niveles, los cuales deben estar entre 1.0 y 1.5 ppm o partes por millón.
  3. Retira las hojas y los restos de suciedad (polvo, insectos…) que se acumulan diariamente sobre la superficie de la piscina.

Para adecuar el pH y el cloro a nuestra piscina es necesario conocer la capacidad de agua de la instalación, es decir, los metros cúbicos del agua, ya que, en función de ello, la cantidad de productos químicos que echaremos será diferente. ¿Cómo calcular los metros cúbicos de una piscina?

La capacidad de nuestra piscina dependerá del tamaño y de la profundidad que tenga. Normalmente, se suele aplicar una fórmula que tiene en cuenta el largo de la piscina, el ancho y la profundidad. Pero también podemos calcularlo únicamente sabiendo la profundidad que presenta en su parte más baja y en la más honda. La suma de dichas medidas se divide entre dos, y ahí tendríamos el volumen de acuerdo a la capacidad.

Más certero es el cálculo según las medidas y la forma que presenta la instalación:

Piscinas rectangulares

Piscinas pequeñas 6 x 3 x 1,5 27 m3
Piscinas medianas 8 x 4 x 1,5 48 m3
Piscinas grandes 12 x 6 x 1,5 108 m3

Piscinas redondas

Piscinas pequeñas 3 10,5 m3
Piscinas medianas 5 29,2 m3
Piscinas grandes 8 74,9 m3

Problemas con el agua de la piscina

Además de regular los niveles de pH y de cloro es determinante controlar otra serie de problemas que pueden aparecen en la piscina y que están relacionados igualmente con su mantenimiento. Muchos usuarios se quejan de que su agua se pone verde, no es transparente o tienen que lidiar con restos de algas adheridos a las paredes. Veamos cuáles son esos problemas y cómo solucionarlos.

Agua verde Presencia de algas en agua y paredes. Habrá que realizar un tratamiento de choque: verter alguicida, lavar el filtro y limpiar en profundidad las superficies donde estén adheridas las algas.
Agua turbia Presencia de cal en el agua y de partículas en suspensión. Habrá que añadir floculante al agua para que el filtro absorba las partículas.
Agua blanca Indica que el agua tiene demasiada cal. Hay que recurrir a un antical y regular el pH.
Hongos El exterior de la piscina puede ser el caldo de cultivo perfecto de algunos microorganismos como los hongos. Emplear fungicida sobre estas superficies es vital para impedir su aparición y contagio.

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en piscinas.com/proteccion_datos

Si te ha interesado, aquí tienes más